Batwa: forced out the forest

documental para vice news
en pocas palabras

La historia

La tribu Pigmea Batwa era parte del ecosistema habitado por gorilas. Durante cuatro mil años -los pigmeos son la tribu viva más antigua del globo- compartieron un territorio inhóspito e inaccesible hasta que otra civilización, con todas las respuestas posibles, decidió, de mano del servicio forestal de Uganda, separarlos de los gorilas para que los Batwa no los contagiasen con enfermedades más propias de los civilizados que de los pigmeos.

Los batwa, entonces fueron desplazados fuera de la jungla y recolocados en casas de ladrillo sin capacidad para integrarse, rodeados de una nuevo tipo de vida que les abocó a servir de fantoches para turistas y para los propios ugandeses. A vivir en un nuevo y mortifero alcoholismo que, junto con las violaciones repetidas a las mujeres Batwa gracias a la superstición, han contagiado de sida y esquilmado a la población batwa hasta reducirla a la mitad en los últimos cinco años.
50% menos en los últimos 5 años.
Si en principio la injerencia del servicio forestal se hizo bajo la premisa de proteger a los gorilas del contagio de enfermedades que una comunidad aislada como los pigmeos podría transmitir, finalmente fueron los Batwa las víctimas de las enfermedades que existen fuera de la jungla. En particular, y a consecuencia de la constantes violaciones, el SIDA se ha expandido rápidamente.

LOS ECOLOGISTAS del servicio forestal

El servicio forestal de Uganda decidió unilateralmente sacar a los Batwa de su tierra alegando que los Batwa infectarían a los gorilas con enfermedades y por tanto, se extinguirían.

La comunidad desplazada

Los Batwa, entonces, fueron desplazados por el estado a reservas donde no podían seguir con sus medios de vida, ignorando su cultura, se les construyeron casas de ladrillos que rompen con su tradición funeraria. Ahora los Batwa no pueden enterrar a sus difuntos ya que un pigmeo que fallece se le quema junto a su choza.

La degeneración de sus costumbres

Como tribu, los Batwa tienen muchísimas particularidades culturales. Pero el turista, sin tiempo para indagar o comprenderlas, necesita consumir cultura. Por tanto, los Batwa han simplificado sus rituales haciéndolos comestibles para el visitante y sus bailen quedan reducidos al espectáculo turístico. Para los Ugandeses, sin embargo, sus bailes no interesan, les gustan sus juegos vocales pero prefieren oír grandes éxitos actuales. A cambio, surten de alcohol a los Batwa. Su abuso se ha extendido exponencialemnte entre la tribu como a muchas otras.

la relación con el pueblo de Uganda

Los Batwa no son humanos. Los Batwa se les parecen. Pero son sólo parte del decorado turístico. Son parte, también, de las supersticiones del pueblo ugandés. Una de ellas viene a decir que mantener relaciones con una pigmea hará que no envejezcas. Las violaciones son el pan de cada día de la mujer Batwa.
  • datos del proyecto
  • PERFILGuión, cámara, fotografía
  • Agencia Deletec
  • FOTOGRAFÍAtimy
  • CLIENTEVICE NEWS
  • DURACIÓN25 min
  • 30
next

Indice de pobreza multidimensional